julio 07, 2008

Volver a los 17


Hay un periodo en la vida, en que uno tiene todas las opciones al alcance de la mano. Uno de esos momentos que se repite creo yo sólo 3 o 4 veces antes de morir, en que existe la oportunidad de encausar o re encausar el camino. Me imagino que es una especie de "midlife crisis" cada vez que uno siente que llega a la mitad de algo, o mirándolo de otra manera: al inicio de una nueva etapa.

A los 17 años aproximadamente al salir del colegio uno se encuentra con un camino que se bifurca en más caminos de los que uno cree. Mil opciones y todas nos pueden llevar a que la vida sea completamente diferente. Cada decisión que se tome hará e la vida vaya girando insospechadamente. Eso pasa siempre, cada día de nuestra vida, pero a esa edad se siente más más intensamente ese poder ante el futuro. Luego, vienen las consecuencias de las opciones tomadas: la carrera elegida, los amigos nuevos, la independencia, nuevos mundos profesionales, laborales, madurar.. etc. Y llegamos a vivir a concho cada uno de esos años llenos de cambios y gustos nuevos del hacer nuestra propia vida por fin libres de las decisiones de los padres. Por fin la vida propia!. Ya hay un mundo muy nuestro que construimos.



Y llega otro momento; una especie de calma en la vorágine. Al salir de la Universidad... para dónde voy?. Y empieza otro sube y baja de decisiones y acciones.



Y puede que suceda nuevamente, otro momento de supuesta "calma" (que más bien diría yo que es un alto al fuego para detenerse a mirar las cosas subiendo la vista un rato, para saber si la vida está yéndose por el camino antes elegido). Y ahí me encuentro yo.



Desde esta aparente (si... aparente) calma miro hacia adelante, atrás y todos lados y trato de tomar conciencia de cómo fue que llegué exactamente al lugar en donde ahora estoy parada. Cómo y cuándo fue que tomé todas esas decisiones que me hacen estar exactamente en este punto ahora. Y no lo tengo tan claro. Hay decisiones que lamento, otras que claramente no. Pero veo los caminos no tomados y siento que aún puede ser tiempo. Tiempo... de rehacer lo dejado a medio hacer y de iniciar eso que siempre quise y fui olvidando o abandonando.



Será que llegó otro momento en que, tal como a los 17 años, tengo otra gran bifurcación en la vida?. Será desorientación o simple inicio de nueva etapa la que me hace sentir que tengo mil opciones y todas me gustan?. Será que se puede tener más de una vocación en la vida... pero será que pueden llegar a ser 5 o 6 ?.



Hay tantos sueños, tantas imágenes que veo al cerrar los ojos de lo que me gustaría hacer; áreas que quisiera explorar y explotar; nuevos horizontes; retomar caminos... buf.



Siento que volví a ese momento de mi 17 años, en que tengo plena libertad de hacer caminos. Pero esta vez es sólo la apariencia de libertad total; ahora hay deudas, amares, compromisos y consecuencias de opciones anteriores con las cuales debo o lidiar o tomar en cuenta para seguir construyendo.



Psicóloga, por poco educadora diferencial, encuadernadora, arte terapeuta, cantante, dueña o empleada, relatora, capacitadora, intento de artista, emprendedora, viajante, escritora, citadina o campestre, soñadora... y mil cosas más. Cosas que he hecho, he sido, que quiero ser y hacer.



En este momento desearía poder viajar y viajar, conocer, ver y recorrer lugares nuevos. Pequeños pueblos de Chile. Y encontrar mis raíces en España a ver si me encuentro, a ver si decido qué ser en esta siguiente etapa a mis futuros 30 años... y a ver si encuentro alguien que acompañe este camino.

2 comentarios:

Libertad dijo...

Mi niña...

Para comenzar o retomar caminos, es necesario que cierres ciertos ciclos en tu vida, no se puede comenzar si hay cosas no resueltas...

La invitación para lo que queda de este año es a que hagas una pequeña evaluación a conciencia y cierres los capítulos con los que no quieres continuar...

Así, será más fácil comenzar a pensar en lo que realmente quieres hacer o seguir haciendo de tu vida.

Decreta, no sólo sueñes. No tienes por qué estar en lo que no quieres estar, en sueños de otros... La vida es una y es TUYA, los demás ya tenemos la nuestra y, pese a lo que hayamos hecho de ella, no tenemos el derecho de involucrar a otros y hacer que sus vidas se transformen en nuestros sueños no realizados...

Piensa, evalúa, decreta...

Con amor,

Pame

Carolarnés dijo...

Decretar... concretar..
Palabras del dia.

Así es Pame, esm lo que debo hacer, lo que toca hacer.

Y mira que la vida no tiene mucho de casual. Venir a (re) encontrarnos ahora debe tener algo que ver al respecto. No crees?

Gracias!!